Nulidad matrimonial

Sabemos que investigar la posible nulidad de un matrimonio es un proceso complicado, no sólo en el campo jurídico, sino que es emocional y espiritualmente desgastante. Por eso nos esforzamos por acoger a nuestros clientes y ofrecerles un trato digno, respetuoso y cálido; así como apegado al Evangelio, a la Verdad y a las autoridades y el magisterio de la Iglesia.
Contáctanos 

Si deseas información sobre nuestros servicios o asesoría personalizada, comunícate con nosotros:

Teléfono: 26241263
Celular y Whatsapp: 5527408638
Correo: aroa8186@gmail.com
Hay varios mitos relacionados con el proceso de nulidad matrimonial, que pueden resumirse en estos tres postulados:
 
1. Que es muy difícil, tardado y costoso.
2. Que, por el contrario, es muy sencillo y el Papa lo ha relajado mucho.
3. Que es una especie de "divorcio católico", y por lo tanto es inmoral.
En realidad, el proceso canónico de nulidad matrimonial es un proceso de descubrimiento de la verdad sobre el matrimonio en estudio. Se trata de discernir si, independientemente de la celebración de la boda, el matrimonio efectivamente se produjo o nunca existió, es decir, si los cónyuges están realmente casados o no.
El proceso no es ni excesivamente costoso (incluso, para quienes lo necesitan, puede llegar a no tener ningún costo), ni excesivamente largo, sobre todo si se cuenta con el apoyo y la asesoría adecuados. La dificultad, como en cualquier juicio, depende de las circunstancias de cada caso y de la posibilidad real de probarlas ante el tribunal; sin embargo, requiere de técnica jurídica de calidad para poder plantearse con éxito. Es importante no perder de vista que el éxito de un proceso matrimonial no es una sentencia que declare la nulidad del matrimonio, sino una sentencia que permita a las partes conocer la verdad sobre su estado de vida, independientemente de si es afirmativa o negativa de la nulidad. 
 
El proceso canónico de nulidad matrimonial tiene dos grandes fases o etapas:
 
La etapa prejudicial, que consiste en una investigación y estudio preliminar del caso, por parte de un experto quien se entrevista con el cónyuge que solicitante,  revisa la documentación, y analiza los posibles medios de prueba. El objetivo de esta etapa es ofrecer una opinión acerca de la viabilidad del caso y, si esta es favorable, preparar el libelo o escrito de demanda e integrar el expediente que lo acompañará al momento de presentarse ante el tribunal eclesiástico correspondiente. 
La etapa judicial, que consiste propiamente en el juicio. Se inicia con la presentación del libelo, su admisión y notificación a la parte demanda, y la fórmula de dudas, en la que el tribunal determina las causales por las que se investigará la posible nulidad del matrimonio. Durante el juicio se reciben pruebas, se escucha a las partes y a sus testigos, y se llama al Defensor del Vínculo, un abogado encargado de argumentar en favor de la validez del matrimonio. El juicio concluye con una sentencia que puede ser afirmativa de la nulidad o negativa de la misma. 
Es difícil hablar de tiempos precisos, pues la duración de los procesos depende del caso, de quienes participan en él y del propio tribunal, en todo caso, durante el estudio de viabilidad de la etapa prejudicial puede hacerse una estimación aproximada de la duración del proceso.
El proceso canónico genera gastos relacionados con las costas del tribunal, que son una cuota de recuperación que los tribunales solicitan para su sostenimiento. Estas costas varían en cada tribunal y puede solicitarse su reducción o dispensa, en caso de ser necesario. También pueden generarse honorarios para el abogado procurador del caso (para conocer nuestros honorarios ponte en contacto con nosotros), mismos que suelen estar regulados por el obispo de cada lugar; los tribunales suelen ofrecer también asistencia gratuita. Por último, hay que considerar los costos relacionados con las pruebas, como la realización de exámenes psicológicos. 
Nosotros somos especialistas en esta materia y podemos acompañarte y llevar tu proceso. Si tienes dudas o quieres información para tu proceso, contáctanos para agendar una cita

© 2017 Adrián Rodríguez Alcocer. Creado con Wix.com

SÍGUENOS:

  • w-facebook
  • Twitter Clean